El término emerger espiritual ha sido usado para referirse al despertar del potencial espiritual de un individuo. Es un proceso natural de crecimiento, que usualmente ocurre de manera lenta a través de nuestras vidas y que es integrado suavemente. Cuando este proceso ocurre muy rápido o se vuelve muy intenso, puede parecer perturbador y fuera de contexto con la vida normal, precipitando  una crisis personal conocida como una emergencia espiritual.​​​

 

El servicio de emergencia espiritual (SEER)​ surge en 2012 para apoyar a quienes se encuentran pasando a través de éste tipo de crisis de transformación. Su objetivo es brindar información y acceso a profesionales con experiencia en ésta área. SEER es parte de un grupo de redes localizadas en diferentes partes del mundo. 

"Muchas de las condiciones que actualmente son diagnosticadas como psicóticas y que son indiscriminadamente tratadas con medicación supresiva, son en realidad  diferentes estados de una radical transformación de la personalidad y apertura espiritual. Si son correctamente comprendidas y apoyadas, estas crisis psicoespirituales pueden resultar en sanación emocional y psicosomática, excepcionales cambios psicológicos, y evolución de la consciencia." (Grof y Grof 1989, 1990)

​Cuando se está pasando por una emergencia espiritual es posible que una persona:

• sea bombardeada por experiencias internas
• tenga desafiadas antiguas creencias y formas de ser
• encuentre difícil enfrentarse a las demandas de la vida diaria
• tenga dificultad para distinguir el mundo visionario interior del 

   mundo externo de realidad cotidiana
• experimente sensaciones físicas de intensas energías alrededor 

   del cuerpo
• sienta una fuerte urgencia por comunicar sus experiencias
• suene fuera de contacto con la realidad, desarticulado o 

  mesiánico​